Cerraduras Biométricas vs Wifi

Las cerraduras han existido desde hace muchos siglos con la intención de resguardar la privacidad de las personas. Además de ser un artículo realmente práctico, seguro, y de un fácil acceso para todos. Su función es simple, resguardar, cuidar, proteger y mantener seguro todo aquello que lo requiera.

Es por esta razón, que hablar de cerraduras, es hablar de décadas y siglos enteros de cambios. Ya que, claro está, la tecnología conforme va avanzando, también avanza todo lo ya creado. Y de esta realidad no se escapan las cerraduras, siendo estos artículos uno de los más actualizados hasta la fecha.

¿Qué son las cerraduras biométricas?

En principio, es una cerradura como cualquier otra, ya que la función sigue siendo la misma. Sin embargo, los lugares en los cuáles puede estar o no disponible, depende ya del propósito de la cerradura. La función de una cerradura biométrica es proteger de una forma mucho más personal las pertenencias de alguien.

Una cerradura biométrica funciona a través de huellas dactilares, es decir, la huella particular de alguien en específico. Dichas cerraduras se les integra un escáner de huellas, que responden inmediatamente a la huella de alguien. Estas funcionan mediante una configuración por un dispositivo que funciona como base de datos.

De esta manera, a través de dicho dispositivo, se pueden configurar para que sean una o varias huellas las llaves. Esto quiere decir, que una cerradura biométrica se puede configurar para que distintos miembros sean capaces de abrir una puerta. Esto proporciona una mejor protección para muchos, y una evidente comodidad con respecto a cerraduras tradicionales.

Cualidades

Y esto se debe a que gracias a este tipo de cerraduras no es necesario tener consigo manojos de llaves. Que, en muchas oportunidades, puede ser muy molesto ya que pueden llegar a ser muchas llaves. Lo cual hace en algunos casos, difícil determinar qué llave abre cada cerradura de puerta.

Esto, evidentemente, no sucede con las cerraduras biométricas, ya que solo hace falta posar un dedo para poder abrirla. Claro está, no cualquier persona podrá hacerlo, solamente las que estén guardadas en la base de datos de dicha cerradura.

Ventajas de la cerradura biométrica

Como ya se ha mencionado, existes distintas ventajas con las presentes cerraduras, que con una tradicional. En primer lugar y más importante, proporciona una mayor seguridad a la hora de resguardar. Este tipo de cerraduras eran usadas principalmente por compañías y empresas de alto prestigio.

Economía

Sin embargo, debido a su gran éxito, se han implementado cada vez más este tipo de dispositivos para hogares. Y cada vez son mucho más económicas y accesibles para todo tipo de personas. Logrando pues, resguardar y proteger mucho mejor los bienes de un hogar dentro de una familia.

Seguridad

A medida que avanzan los años, son cada vez más seguros esta clase de dispositivos. Y muchas personas prefieren este tipo de resguardo, ya que no es necesario sacar copias de llaves. Por lo tanto, no permite que ninguna persona pueda abusar de este hecho. Además de poder guardar en una base de datos, a las personas quienes permitan el acceso.

Alarmas

Otro aspecto a tomar en cuenta con respecto a la seguridad, es que las cerraduras biométricas las controlan compañías. ¿Qué tiene esto de especial? Que si alguien intenta abrir la puerta y no tiene permiso alguno, enviará una alarma. Esta alarma será receptada por su dispositivo como base de datos y también el que se encuentra en la compañía.

Al activarse la alarma, podrán enviar entes de seguridad para poder confirmar que no haya ningún problema. Esto se realizará en la brevedad posible, lo que permite a la persona sentirse mucho más seguro.

Comodidad

Las cerraduras biométricas permiten deshacerse del incómodo manojo de llaves. Esto, sin duda, es una de las mejores ventajas con respecto a cerraduras tradicionales. Ya que suele ser muy incómodo el caminar o tener encima un llavero con muchas llaves.

Otro factor que puede llegar a ser muy incómodo con un manojo de llaves, es descubrir la indicada. Es decir, descubrir cuál es la llave indicada para cada cerradura, lo que nos cuesta tiempo que en ocasiones nos falta. Eso, y además que, en ocasiones, puede llegar a ser riesgoso.

Por esta razón, las cerraduras biométricas suelen ser una mejor opción, mucho más sencillo y práctico. Evita que la persona cargue consigo incómodos manojos de llaves, y el proceso de abrir y cerrar es rápido.

Cerraduras Wifi

Las cerraduras de tipo Wifi, o Smart Look, como se le conocen, son un tipo de cerradura también inteligente. Sin embargo, a diferencia de las biométricas, están no funcionan por medio de huellas digitales. Por el contrario, para hacer uso de esta cerradura es necesario un dispositivo electrónico autorizado.

Este dispositivo puede tratarse de un teléfono inteligente, que por medio de redes Wifi inalámbricas, se controla. De esta manera, las personas pueden acceder a las puertas a través de su dispositivo inteligente, sin necesidad de llaves.

Claro está, es necesario que dicho dispositivo esté autorizado, ya que no cualquiera podrá acceder. Esto se controla mediante una base de datos al igual que las cerraduras biométricas.

Ventajas de la cerradura Wifi

Este tipo de cerraduras también permite que las personas no tengan que usar llaves incómodas. Además de proporcionan un nivel de seguridad alto ya que no cualquier pueda ingresar. Es necesario de la persona que posea el dispositivo autorizado para que la puerta o cerradura pueda abrirse.

Control exclusivo

Esto por supuesto, es controlado por la persona quien dispone de la cerradura en principio. Nadie a parte de esa persona puede ingresar, a menos que se autorice otro dispositivo inteligente. Esto permite un rápido y sencillo acceso, además de gran seguridad.

Ante cualquier inconveniente o intento por ingresar a la fuerza, se enviará una alerta al dispositivo autorizado.

Control a larga distancia

No es necesario que la persona autorizada esté cerca de la cerradura. Todo el manejo se hace por conexión a internet, por lo que la persona puede controlar la cerradura estando lejos. Esto permite que la persona pueda dar paso a algún tipo de invitado autorizado a poder entrar así esté lejos.

Consideraciones

Antes de comprar cualquier tipo de cerradura es necesario analizar primero su propósito. De esta manera, se podrán evitar situaciones en las que pueda llegar a ser incómodo para el usuario. Determinar qué es lo que se quiere lograr con una cerradura, su fin o propósito, es fundamental.

Si bien las cerraduras de tipo biométricas o wi-fi proporcionan una seguridad de alto nivel, pueden no ser la indicada. Depende pues, del lugar, su propósito y el uso que se le dará constantemente. Si bien otras opciones son menos seguras o más incómodas, pueden llegar a ser más apropiadas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *