Cerradura Electrónica Invisible

Una cerradura electrónica invisible, ofrece muchas ventajas de seguridad. En cuanto a privacidad se refiere, ofrece un plus, cuando se trata de nuestras propiedades y seres queridos. Por lo tanto, puede ser una idea rentable optar por una de ellas, para nuestras viviendas, negocios u oficinas.

Existen diferentes modelos y marcas, que podemos encontrar en el mercado actualmente. Sin duda, podemos escoger entre una y otra, si conocemos sobre el funcionamiento de una cerradura electrónica invisible. Ahora, si no es el caso, nosotros le ayudaremos a encontrar una que se ajuste a sus necesidades.

El fin último, es que su experiencia sea de lo más satisfactorio. Cuando se trata de seguridad, es necesario tener guía de un experto y nunca se tiene de más, un poco de ayuda. Por lo tanto, con un poco de su tiempo, tendrá lo que necesita para escoger las cerraduras electrónicas invisibles que necesita.

¿Por qué una cerradura electrónica invisible?

Otras cerraduras electrónicas, se encuentran ubicadas fuera de la casa. ¿Qué supone esto? Sí, es cierto que son electrónicas y no pueden ser falsificadas y burladas con facilidad. Sobre todo si tienen la garantía de una marca experimentada, como las puedes hallar aquí.

El asunto es, que son visibles al exterior y todo el que se acerque a la fachada de la vivienda, negocio y oficina. Es decir, sabría que hay un sistema de seguridad, protegiendo las entradas convencionales de su propiedad. Pero deja saber que gasta más en sí mismo y por algo será.

Ahora bien, con una cerradura electrónica invisible, esto no sucedería. Al situarse detrás de la entrada, es decir, dentro de las instalaciones, no es visible a primera vista. Aquel que entre, es el que será capa de percibir dicha seguridad extra de su propiedad.

No obstante, no cualquiera tendrá acceso a su propiedad. Esto le permite adquirir un adicional en seguridad, que otros tipos de cerraduras electrónicas, tal vez no ofrezcan. Estamos hablando de la “detección” a primera vista, que con una cerradura electrónica, no será posible, ya que está dentro de las instalaciones.

Resulta la mejor opción, si no quiere dejar en evidencia, que se ha gastado un poco más de dinero en su seguridad. Por lo tanto, esa cerradura electrónica invisible, parece merecer la pena.

Las ventajas y desventajas
de una cerradura electrónica invisible

Más allá de los motivos para escoger este tipo de cerradura electrónica, hay otras ventajas y desventajas. No sólo ofrecen seguridad a tu vivienda, sino que pueden traer consigo, otros beneficios. No obstante, también pueden traer algunas desventajas.

Esto puede variar entre un modelo y otro, por lo que es necesario conocer cuáles son las características. Así le será más fácil, saber cuál cerradura electrónica invisible, resulta más viable para sus necesidades básicas.

Ventajas

  1. Seguridad y privacidad: Como ya hemos dicho, no será detectable para quienes no entren en su propiedad.
  2. Configuración personal: Este tipo de cerraduras electrónicas, pueden disponer de diferentes métodos de configuración, ajustándose a sus necesidades.
  3. Diferentes funcionamientos: Puede hallar diferentes tipos, que trabajen con diferentes métodos: mandos a distancia, conexión Wi-Fi, detección de dispositivos para desbloqueo automático, entre otras.
  4. Emisión de accesos: Puede tener tantos tipos de acceso como lo desee, de ser posible. Hay modelos que traen, por ejemplo, un máximo de 5 mandos a distancia, para desactivar la seguridad.
  5. Rentabilidad: Es uno de los métodos más rentables, cuando se trata de la relación: Calidad – Precio. Está sujeto a cambios, tomando en consideración los aspectos anteriores.
  6. Anti bumping o ganzúa: Las cerraduras electrónicas invisibles, tienen la ventaja de ser inmunes a estas tácticas de hackeo.

Desventajas

  1. Necesidad de dispositivos: Al requerir dispositivos para desbloquear la seguridad, esto puede aumentar su coste. Si la cerradura electrónica invisible, incluye 3 mandos a distancia para desbloqueo y se necesitan 5, el costo es adicional.
  2. Mantenimiento: Todos los sistemas de seguridad requieren de revisión y control de su funcionamiento.
  3. Instalación: En algunos modelos, la necesidad de configuración con controles remotos como los Smartphone, debe hacerse por un experto. Esto supone un gasto adicional.
  4. Batería: Los mandos pueden requerir de baterías o carga para funcionar correctamente.
  5. Duración: Algunos modelos pueden tener periodos de duración más corto, por lo que hay que actualizarlos constantemente.

Características de las cerraduras electrónicas invisibles

Como hemos dicho anteriormente, los modelos pueden variar. Sin embargo, toda cerradura electrónica debe cumplir con una serie de características básicas. Con esta idea, podrás saber si es una cerradura electrónica invisible de garantía, que vale la pena la inversión.

  1. Encriptación anticopia de código evolutivo: Podrás tener respaldo de tu información para mayor seguridad.
  2. Alarma: Todo buen sistema debería tener una alarma. La notificación puede ser diferente. Llegarte una notificación al móvil, enviar una alerta a la estación policial más cercana o disparar una alarma sonora.
  3. Cerrado automático: Necesario para que no te preocupes por saber si dejaste o no, la alarma activada.
  4. Funcionamiento eléctrico alternativo: En caso de fallas de electricidad, es bueno que la alarma no se desactiva, recurriendo a una carga o electricidad alternativa.
  5. Apertura y cierre interno: Es necesario que puedas activar la seguridad desde el interior, con la mayor comodidad posible. Ya sea a distancia o en el mismo dispositivo.

Una cerradura electrónica invisible para otros,
una tranquilidad para ti

Antes de irte, recuerda que muchos robos acontecen por falta de seguridad. La burla a la privacidad es posible, si no tienes un sistema que te garantice el cuidado de tus propiedades.

Si quieres irte de vacaciones, es mejor que dejes todo a resguardo. La mejor parte del viaje, suele ser el regreso a casa. No sería agradable arruinar tu experiencia, tan cerca del final, con una mala sensación y desagradable sorpresa.